CLÍNICA ALERTA

Cómo prevenir la Gripe

13th octubre, 2017

La gripe se transmite fácilmente entre personas a través de la tos y los estornudos.  La mayoría de las personas que se ven afectadas por ellas se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico, pero en niños pequeños y personas mayores con enfermedades crónicas, la infección puede complicarse.

Para prevenir la gripe la vacunación es el mejor medio con el que contamos. Las vacunas frente a la gripe son seguras y eficaces, además, reducen la enfermedad severa y las muertes en ancianos y en personas con enfermedades crónicas.

La Consejería de Sanidad recomienda la vacuna frente a la gripe a partir de los 60 años. Para menores de 60 años se recomienda solamente a una serie de grupos de riesgo como: adultos y niños de 6 meses o más de edad con enfermedades crónicas pulmonares o cardiovasculares; Adultos y niños de 6 meses o más de edad con enfermedades metabólicas crónicas como diabetes mellitus, obesidad mórbida y mujeres embarazadas en cualquier trimestre, entre otros.

Es necesario vacunarse cada año porque los virus de la gripe evolucionan constantemente, con rápidos cambios en sus características antigénicas. La composición de la vacuna se modifica cada año con el fin de que incluya los 3 subtipos que permitan garantizar la protección frente a las cepas prevalentes en cada temporada.

La gripe, como otras enfermedades y procesos similares que se transmiten por vía aérea, se contagia muy fácilmente de persona a persona por las gotitas de saliva que se expulsan por la boca o la nariz al hablar, toser o estornudar.

Algunas medidas para evitar la gripe o procesos similares son:

  • Mantener unas pautas generales de vida sana, evitando que bajen las defensas del organismo.
  • Cuidar de la higiene personal, evitando compartir con otras personas copas, platos, vasos, útiles de aseo o cualquier otro objeto que pueda haber estado en contacto con saliva y mucosas.
  • Mantener una alimentación equilibrada, no olvidando la fruta natural rica en vitaminas, sobre todo vitamina C, como es el caso de los cítricos.
  • Evitar en lo posible el consumo de bebidas alcohólicas y de tabaco.
  • Protegerse adecuadamente frente a los grandes contrastes de temperatura. Al salir a la calle, conviene abrigarse bien y en lo posible respirar por la nariz, hasta llegar a un lugar con temperatura ambiental más cálida.
  • Evitar las grandes aglomeraciones de gente y los locales poco ventilados.

 

 

 

 

 

 

 

  • Archivos